La muerte nos une. Todos vamos para allá. Eso es un cliché del porte de una catedral, pero los clichés existen porque son verdades ancestrales, aunque la reiteración nos haga olvidar el contenido original. Pocas muertes tienen el poder de un símbolo, como la de Sergio Livingstone, al punto de convertir den deudo a un país completo.

 

Es el poder de la televisión en gloria y majestad, esa facultad que aglutina y construye identidades, haciendo que gente de Arica o de Coyhaique sienta lo mismo por un tipo que en la mayoría de los casos ni siquiera tuvo el gusto de conocer. Vamos, que no somos un país que suele estar de acuerdo, lo que convierte estos casos en notables excepciones.

 

El asunto es aún más destacable. La televisión es alérgica a las canas. Esa es una de las mayores gracias del Sapo Livingstone, que se murió prácticamente al pie del cañón, trabajando aún a sus 92 años, tan vigente y respetado que se nos antoja irreemplazable.

 

¿Debemos acaso recordar que pocos tienen ese privilegio? Vodanovic fue jubilado antes de tiempo. A Javier Miranda lo pelotearon en Canal 13 porque no hallaban donde ponerlo. Julio Videla desapareció de la pantalla, aunque lo escucho de vez en cuando en la radio. Hasta el legendario Raúl Matas termino escondido en un horario de trasnoche indigno para su estatus. De Patricio Bañados ni hablar.

 

Los viejos no son telegénicos. Al menos no para el modelo de televisión que tenemos en nuestro país. Nadie pensaría en una historia de Infieles, protagonizada por un par de octogenarios (qué mal gusto, diría seguro algún productor trasnochado, como si los viejos no hicieran el amor). Menos aún un reality. En las telenovelas los vemos relegados a papeles secundarios y cuando los lectores de noticias comienzan a peinar canas van perdiendo protagonismo.

 

Incluso en la vereda del cable cuesta encontrar programas dedicados a la tercera edad o protagonizados por viejos (no voy a caer en el eufemismo del “abuelito”, espantoso diminutivo). Los más provienen de países donde la televisión pública es de verdad, de la BBC, por ejemplo, con varias series notables en donde personas ya en sus años son los protagonistas. Imagínese que el abuelo Simpson todavía tiene que regurgitar los episodios de Matlock.

 

Igual, no pretendo rasgar vestiduras, si al final hablamos de un medio que vive de la imagen y de una cultura que arranca de la muerte como si fuera la peste y del dolor como si fuera pecado. Es más una observación curiosa, considerando que como sociedad nos vamos poniendo cada vez más viejos (bueno, si le creemos al censo 2012, ese que parece que no encuestó a nadie).

 

 

 

 

  • Email
  • Facebook
Imagen de adriana pizarro gallardo
adriana pizarro gallardo dijo:
Mié, 21/11/2012 - 11:24am

qero contratar cable lo mas economico solo me interesa que se me vea bien la imagen

Imagen de youtube.com
Vie, 15/02/2013 - 8:09am

I every time emailed this webpage post page to all my contacts, for the reason that if like to read it next my friends
will too.

Imagen de http://consumerreviews4u.com/tag-away/
Sáb, 23/03/2013 - 3:35pm

I got this website from my pal who shared with me regarding this website and at the moment this time I am browsing this
web site and reading very informative articles or
reviews at this time.

Imagen de adriana pizarro gallardo
adriana pizarro gallardo dijo:
Mié, 21/11/2012 - 11:24am

qero contratar cable lo mas economico solo me interesa que se me vea bien la imagen

Imagen de lobocinepataOffLine
lobocinepataOffLine dijo:
Mié, 21/11/2012 - 11:48am

un rifle, por favor...

Deja un comentario

Este es un espacio para intercambiar opiniones sobre la oferta de contenidos de entretención y programación de VTR. Las opiniones son de responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de VTR.
No se publicarán comentarios que ofendan o injurien a personas y/o instituciones. Tampoco aquellos que ocupen un lenguaje inapropiado para un lugar público.
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.