La nueva serie de JJ Abrams se estrena en Chile este domingo 22 de enero a la medianoche por Warner Channel, pero igual tuvimos la posibilidad de ver un adelanto. Y no está nada de mal. Es prematuro subir o bajar el dedo con apenas dos episodios, pero la pinta es buena, el aroma alcanza para soñar, o al menos entusiasmarse con seguir viendo más. Un poco más sencillo que “Lost”, más cuerdo que “Fringe” y menos aburrido que “Person of interest”.

 

Las series también tienen algo que decir en cuanto a cábalas de Año Nuevo. La ficción es una inagotable fuente de sabiduría que no podemos dejar de lado… ¿por qué no?

Salto con cualquier ficción que incluya extraterrestres, es cierto, pero esta producción contaba con un buen director, un elenco atractivo y un argumento sabroso. No había por donde perderse. Pero “La nueva Lost” no cumplió con los creces esperados.

 

Más allá de la impresión global de que estos premios han perdido mucho glamour y cada año están más fomes (personalmente, Jimmy Fallon me produce cero empatía), lo realmente importante está en el fondo: el formato de premiación está OBSOLETO. Así no más. Y les cuento por qué.

Hagamos un pequeño break. Estamos todos tensos con el partido de mañana,  así  que vengo a amenizarles el día con una lista genial de muertes televisivas que no podía dejar de compartir.

Preguntas, preguntas y más preguntas. Dicen que los finales de series deben responderlas todas. En fin, estas son algunas de las cosas que siempre he querido saber  y que se me vinieron a la mente mientras me quedaba dormido viendo el final de Lost.