Fascinante y sin aspavientos más que sus manos flotando al compás de algún instrumento, Joe Cocker reivindicó su estatura de leyenda ante unos 5 mil espectadores en el Movistar Arena.

Comenzó con 10 minutos de retraso que pasaron rápidamente al olvido con la sobria puesta en escena del mítico Joe Cocker y sus ocho músicos. Dos coristas, saxo, teclados y “piano”, guitarra, batería y bajo. Con eso basta. No hay proyecciones de infancia, ni películas sobre una pared, Cocker hace de su oficio un relato que se mueve exclusivamente por la música negra y temblores corporales que lo llevan a pequeños trances.

El músico (porque ante todo esa es su génesis) lleva al cover a una máxima expresión. Es el frontman que todos quisieran tener en una banda, de esos tipos que en sí mismos son precisamente una banda. Se acompaña de una escuadra sólida y elige un repertorio clásico que abre con Hitchoock railway de (de su segundo disco homónimo) para pasar por sus interpretaciones clásicas como “Up where we belong” (si, la misma con la que Richard Gere la rompía con Reto al Destino), “You can live your hat on” (que grabó y compuso Randy Newman en 1972 y que Cocker la catapultó en 1986), o “You’re so beautiful” del gran Billy Preston. Y luego va cuajando con otros temas de Traffic, Los Box Tops, hasta llegar a “With a Little help from my friend”, lo que hace recordar que estamos frente al mismo personaje que en 1969 casi cambia el mundo en Woodstock. Sí, es el mismo pero con 67 años, algunos kilos demás en soul y seguramente con el cuerpo más limpio que entonces. Hay delirio en el respetable.

Su voz viaja por una garganta que va a la batalla, que se desgarra con cada canción en estado de combate, sabe que a veces puede perder la lucha con la afinación y deberá gritar o susurrar para llegar al objetivo. Cocker vibra, se entrega por completo en cada segundo de sus pasos que a ratos bailan como un vagabundo bajo el puente, y que luego caen con aplomo antes de un final de fanfarrea.

Llegarán temas de Creedence y más de The Beatles, y Cocker vuelve a levantar las cejas y cierra sus párpados. Una vez más entra en ese pequeño pero perceptible trance. La ovación es total.

 

  • Email
  • Facebook
Imagen de Jorge Inostroza
Jorge Inostroza dijo:
Mar, 20/03/2012 - 9:29am

Un súper show, una lata que los medios no lo promocionen más porque hubo gente que ni se enteró. Buena la crítica. salu2

Imagen de Sofia Gallardo
Sofia Gallardo dijo:
Mar, 20/03/2012 - 9:35am

genialllll, gracias por las palabras!

Imagen de rodrigo astudillo
rodrigo astudillo dijo:
Lun, 18/06/2012 - 11:27am

Un artista como pocos, lástima que fue un concierto con tan poca difusión que muchos ni nos enteramos.

Deja un comentario

Este es un espacio para intercambiar opiniones sobre la oferta de contenidos de entretención y programación de VTR. Las opiniones son de responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de VTR.
No se publicarán comentarios que ofendan o injurien a personas y/o instituciones. Tampoco aquellos que ocupen un lenguaje inapropiado para un lugar público.
El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.